Publicado el

Tantra y Sexo Tántrico

El Tantra es una ciencia casi tan antigua como el propio Yoga. En el post sobre los orígenes del Yoga vimos como el Hatha Yoga (que introduce las posturas actuales) y el Tantra nacieron en la misma época.

El Tantra trata de ser un puente entre el lado masculino y el femenino, lo íntimo y lo externo. Busca difuminar las diferencias y ser conscientes de la uniformidad. Para el Tantra todo pertenece a un mismo ser.

Con su origen en el Tibet el Tantra como ciencia y filosofía esta presente en prácticamente todo el sudeste asiático, desde la India hasta Japón.

Sexo Tántrico

En occidente conocemos el Tantra por el llamado sexo tántrico. En esta técnica se buscan los mismos principios: la unión entre el lado masculino y el femenino. Ya sea entre un hombre y una mujer, entre nuestra propia dualidad masculina y femenina o entre la dualidad compuesta por uno mismo y su amante interno.

El sexo tántrico busca la experimentación por si misma. Mientras en una relación sexual normal se busca un fin, un objetivo último, normalmente más ligado al deseo del varón. En el sexo tántrico no se busca ese fin, se puede simplemente experimentar durante horas en un estado de constante preliminar.

A diferencia de la concepción de pecado que tiene el sexo en nuestra sociedad, para el Tantra es algo sagrado. Algo eminentemente positivo. Una vía más para el autoconocimiento y en último término la iluminación.

¿Cómo es una práctica de Tantra?

Una práctica para realizar en pareja puede ser tan simple como: Sentarse uno frente al otro en una posición erguida como se suele hacer en meditación. Cojerse de las manos y mirarse a los ojos. Se puede intentar respirar al unísono. Intentar comunicarse simplemente con la mirada. Disfrutar de ese momento como si fuera lo único que existe en el universo. Después de un tiempo tratar de explicar al otro que es lo ha pensado y que sentimientos ha experimentado.

El resultado es una experiencia muy íntima, difícil de explicar con palabras.

Cualquier persona puede probarlo. Muchas parejas evitan este tipo de situaciones tan íntimas, por lo que puede ser un ejercicio muy beneficioso para su relación. Especialmente las mujeres suelen descubrir en el Tantra un nuevo horizonte en sus relaciones.

Si quieres saber más te recomiendo el libro Tantra Amor y Sexo, una guía de pareja para descubrir el Tantra en todas sus facetas.