Hatha Yoga características y beneficios

El Hatha yoga se ha convertido en uno de los tipos de yoga más populares ya que permite desarrollar la fuerza, mejorar la flexibilidad y la postura. Todo eso teniendo cuenta que es fácil de practicar para casi cualquier persona.

Orígenes del Hatha Yoga

La mayoría de las clases de yoga que encontrarás en los gimnasios y retiros de yoga se pueden clasificar como hatha yoga, donde harás una serie de posturas y algún ejercicio de respiración.

Hatha yoga se traduce como «disciplina de la fuerza» en sánscrito. Tiene sus raíces en las antiguas enseñanzas espirituales hindúes y no se introdujo oficialmente en occidente hasta finales del siglo XIX, cuando el yogui indio Swami Vivekananda lo llevó a los Estados Unidos.  La práctica de este tipo de yoga cobró aún más fuerza en los años 60 con el auge de los movimientos New Age y hippie.

Hoy en día, el Hatha yoga es reconocido por sus beneficios para la salud mental y física, y puedes encontrar profesores de Hatha Yoga por todo el mundo.

Beneficios del Hatha Yoga

Varios estudios han demostrado que el Hatha yoga tiene una gran variedad de beneficios para la salud mental y física. Algunos de los más destacados son los siguientes:

Mejora del sueño

Según un estudio de 2013, hacer yoga no solo puede ayudar a las personas a dormirse más rápido, sino que también puede mejorar su calidad de sueño. Los investigadores observaron que los sujetos que practicaron yoga mostraron una «reducción estadísticamente significativa» en la necesidad de ayudas para dormir.

Reducción del estrés

Un pequeño estudio de 2017 encontró que las personas que hicieron Hatha yoga justo antes de abordar una tarea estresante tuvieron una presión arterial más baja y niveles de cortisol más bajos en comparación con aquellos que usaron ese rato para ver la televisión. Los participantes en el grupo de yoga también reportaron sentirse más seguros de su desempeño durante la tarea estresante.

Mejora del equilibrio y de la fuerza en el abdomen

Los voluntarios de un estudio de 2016 que hicieron solo 21 días de entrenamiento de Hatha yoga mejoraron su fuerza muscular en el abdomen y también observaron mejoras en su equilibrio.

Aliviar el dolor de cuello y espalda

Un estudio de 2008 concluyó que el yoga puede ayudar a prevenir y manejar el dolor de la espalda baja al mejorar la postura, fortalecer los músculos centrales y corregir el desequilibrio de la columna vertebral.

Más recientemente, un estudio de 2019 también demostró que el yoga puede ampliar el rango de movimiento en el cuello y reducir la intensidad del dolor de cuello.

Mejora de la flexibilidad

Un pequeño estudio de 2015 descubrió que cuando las mujeres mayores participaban en sesiones de Hatha yoga de 90 minutos una vez a la semana, mejoraban la flexibilidad de la columna vertebral y de los isquiotibiales. Como resultado, los investigadores concluyeron que los ejercicios de yoga deberían recomendarse a las personas mayores para aumentar el rango de movimiento de las articulaciones y mejorar su flexibilidad muscular.

¿Cómo es una clase de Hatha Yoga?

Las clases de Hatha yoga pueden durar entre 45 y 90 minutos, pero puede ser suficiente con sólo 15 minutos de práctica si no dispones de más tiempo.

Si eres nuevo en el yoga, una clase de ritmo más lento y basada en el equilibrio es ideal para aprender algunas de las posturas de yoga más comunes.

Mientras que muchos gimnasios y profesores de yoga ofrecen clases de estilo Hatha, también puedes usar una  aplicación de yoga y videos de YouTube para probar este estilo en casa. Sin embargo, un profesor sabrá corregirte los errores en las posturas.

Tres elementos principales en una clase de Hatha yoga:

La respiración

Normalmente te concentrarás en la respiración y calentarás el cuerpo con movimientos suaves como la postura del niño (Balasana), los giros de la columna vertebral y las torsiones suaves. «Seguirás calentando moviéndote con la respiración durante varios minutos».

Los ejercicios de respiración pueden incluir la respiración nasal alterna o la «respiración en tres partes» (Dirga Pranayama).

Posturas

Una vez que hayas calentado, empezarás a moverte a través de una serie de posturas de yoga, que pueden ir subiendo en dificultad.

Las asanas de Hatha yoga pueden incluir:

  • Posturas tumbadas o sentadas, como la postura del puente (Setu Bandha Sarvangasana) y del barco (Sahaja Navasana)
  • Posturas de pie, como la postura del triángulo (utthita trikonasana) y del árbol (Vrikshasana)
  • Posturas restaurativas, como la del bebé feliz (Ananda Balasana) y la del niño (Balasana)

Si alguna vez consideras que una postura es demasiado difícil, házselo saber a tu profesor, que debería ser capaz de proporcionarte una modificación que se ajuste a tu capacidad.

Meditación

Al final de la clase, se suele participar en un periodo de meditación.

La meditación y el mindfulness son aspectos importantes del Hatha yoga. Algunos instructores pueden guiarte a través de una breve meditación guiada, o utilizar cuencos tibetanos para favorecer la relajación.

Para dejar que la práctica se asiente en el cuerpo, se terminará la clase en una postura restauradora, ya sea sentado o de espaldas, para potenciar aun más la sensación de tranquilidad.

 

MenteYoga