Cómo meditar en la cama antes de dormir

¿Es buena idea meditar en la cama antes de dormir?

Algunas personas se preguntan si es una buena idea meditar antes de dormirse, ya que quieren asegurarse de no dormirse durante la meditación.

En las antiguas escrituras budistas, Buda recomienda cuatro posiciones para la meditación formal. Sugirió sentarse, estar de pie, caminar y acostarse. Estar sentado y de pie es obvio. Por tanto, meditar tumbado puede parecer más sencillo. Además, muchos maestros modernos, incluido el famoso maestro de Vipassana, SN Goenka, asignan a los estudiantes la práctica de una técnica de meditación formal mientras están acostados en la cama con las luces apagadas.

Comenzamos a practicar la meditación de atención plena repasando lo que ha pasado a lo largo del día. Queremos ser conscientes durante todas las actividades del día, sin pausas, y tener claridad sobre lo que estamos haciendo y dónde estamos.

La tradición zen considera que lo ideal es practicar la meditación sentados en un cojín adecuado. Pero no tienes que desperdiciar otras situaciones. Lo más importante que debes tener en cuenta es que sea un momento libre de distracciones como llamadas o demasiado ruido.

El meditador puede estar atento durante actividades como comer, trabajar, limpiar, caminar, o haciendo cualquier tarea doméstica. Cuando un meditador experimentado se duerme, puede notar el proceso de quedarse dormido. Durante el sueño, el meditador puede notar que las sensaciones corporales y los pensamientos se enfocan. En el estado de sueño, el meditador puede notar sensaciones corporales, pensamientos, imágenes y emociones en el sueño.

Un estudio demostró que realizar una sesión de meditación por la noche podía ayudar a mejorar la claridad a la mañana siguiente. Sin embargo, los efectos parecían ser mayores cuando la meditación se practicaba a la hora de acostarse.

Beneficios de meditar en la cama

Mientras que algunas personas afirman haber experimentado fenómenos espirituales al meditar, otras han notado un sueño más profundo y reparador, sueños lúcidos de temática espiritual y un mayor estado de alerta al despertarse por la mañana. De cualquier manera consideramos que tener pensamientos positivos antes del sueño es beneficioso en cualquier caso. Será tu imaginación y tu inconsciente el que decida transformar esos pensamientos en sueños más o menos inspiradores.

Muchas personas experimentan insomnio ocasionalmente. por otra parte, muchas personas sienten que no tienen suficiente tiempo para ser espirituales. Así que, si meditamos cuando no podemos dormir, parecería que puedes resolver dos problemas a la vez. Practicar la meditación mientras se duerme parece ser la estrategia perfecta. Acostados bajo las sábanas mientras practicamos nuestra espiritualidad es cuando la Diosa del Sueño viene a visitarnos. Si somos bendecidos con una buena noche de sueño, tenemos la oportunidad de profundizar en nuestra práctica.

Además, la meditación puede relajarte físicamente y puede ayudarte a alejar tu mente de las preocupaciones, lo que sin duda te hará más propenso a quedarte dormido.

Para el maestro de meditación Shinzen Young, el insomnio tiene su origen en el hecho de que la mayoría de las personas sufren el hábito de temer que si no duermen bien se sentirán fatal al día siguiente. Así que sugiere que, en lugar de sufrir por el insomnio, intenten desprenderse de esta idea y dar cabida a la idea de que un cuerpo relajado y calmado también puede provocar una mente calmada. Entonces, sugiere tumbarse, quedarse quieto y centrarse intencionadamente en las sensaciones de relajación, como experimentar que el cuerpo se vuelve pesado, las piernas se relajan y la mente se aquieta.

¿Para quien está aconsejado este tipo de meditación?

El problema que puede causar este tipo de meditación es que relaciones el hecho de meditar con el de quedarte dormido. Por lo tanto si quieres practicar la meditación en otras situaciones puede que tu cuerpo lance la señal de «hora de dormir». Algo totalmente desaconsejable ya que debes conservar tu atención durante la meditación.

Si crees que este puede ser tu caso puede que sea mejor buscar otra forma de conciliar el sueño. Cada persona encuentra la forma de hacerlo a veces experimentando cualquiera de las soluciones que puedes encontrar en internet y otras veces por pura casualidad. Yo descubrí que hay cierto tipos de sonido que me ayudan a dormir de manera fulminante y reservo la meditación para la primera hora de la mañana.

Para finalizar te dejo una meditación guiada para practicar tumbado sobre la cama que puede serte de gran ayuda.